24 agosto, 2015

MONITORIZACIÓN DE ERRORES DE DISPENSACIÓN EN UN HOSPITAL DE TERCER NIVEL

Marqués Güell EMG, Plasencia García IPG, Ocaña Gómez MOG, Jurado López RJL, Suárez González MSG, Merino Alonso JMA.
Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria. Santa Cruz de Tenerife. España.

OBJETIVOS: Revisar y analizar los errores de dispensación en el servicio de farmacia de un hospital de tercer nivel. Identificar las causas, promover acciones de mejora y reducir las oportunidades de error en el proceso de dispensación.

MATERIAL Y MÉTODOS:
Se han analizado los errores del periodo julio 2009 - diciembre 2012. Se diseñó una hoja de Microsoft Acces donde se registran todos los errores de medicación. Según definiciones del Instituto para el Uso Seguro del Medicamento (ISMP), clasificamos cada error con los siguientes ítems: Etapa del proceso dónde ocurrió el error: Seleccionamos sólo los errores en la etapa de dispensación. Tipo de impacto, tipo de incidente y causa del incidente.

RESULTADOS: Durante el período del estudio se registraron 98 errores de dispensación (4,5% del total de errores). Tipo de impacto: 59 errores no llegaron al paciente, 25 llegaron al paciente pero no les causó daño y 2 causaron daño temporal y el paciente precisó tratamiento. Tipo de incidente: dispensación de un medicamento erróneo (n=42), dosis incorrecta (n=30), otros (n= 13), forma farmacéutica errónea (n=3), dispensación a paciente equivocado, omisión de dosis o de medicamento y falta de cumplimiento del paciente (n=2), duración del tratamiento incorrecta, incidente de preparación, manipulación y/o acondicionamiento, medicamento deteriorado (caducado o mal conservado) tuvieron un valor de n=1. La causa más común de error de dispensación son los factores humanos por fallo de memoria o descuidos (n=27), falta de conocimiento del medicamento (n=23), problemas al interpretar las prescripciones (n=13), confusión en la identificación del medicamento (n=12) entre otros. Todos los errores de dispensación fueron analizados por el farmacéutico responsable del área implicada y se establecieron medidas correctoras en todos los casos: formación, información más detallada en la base de datos de medicamentos y en las ubicaciones, identificación de medicamentos como de “alto riesgo” y “especial control” que obliga a la revisión farmacéutica de su dispensación.

CONCLUSIONES: El registro de los errores de medicación nos permite identificar y analizar las causas más frecuentes de error. En el proceso de utilización de medicamentos la etapa de dispensación supone un porcentaje pequeño con respecto al total de errores registrados. Los datos de errores se consideran infranotificados, especialmente las etapas de dispensación y administración. La principal causa ha sido son los fallos humanos. Gracias al papel del farmacéutico en esta etapa la mayoría de errores no causaron daño al paciente. Como acción de mejora se establece la revisión por parte del personal farmacéutico de las dispensaciones de medicamentos clasificados como de “alto riesgo” así como los que se clasifican en el S. de farmacia de “especial control”. Se incide en el personal auxiliar en la necesidad de consultar al farmacéutico ante cualquier duda antes de la dispensación. El proceso de mejora continua de la calidad en el servicio de farmacia contribuye a la seguridad del paciente.

Farm Hosp. 2014;Supl. 1:9-420

04 junho, 2015

UTILIZACIÓN DE ANTINEOPLÁSICOS ORALES FUERA DE INDICACIÓN

Corrales Pérez L, Gasanz Garicochea I, Moriel Sánchez C, Segura Bedmar M.
Hospital Universitario de Móstoles. Madrid. España.

OBJETIVOS: En el ámbito hospitalario es frecuente el uso de antineoplásicos para una indicación no recogida en ficha técnica, que se tramita en los servicios de farmacia de acuerdo con el RD  015/2009 que regula la dispensación de medicamentos en situaciones especiales. El objetivo del estudio es analizar la prescripción fuera de indicación de los fármacos antineoplásicos orales (ANEOs).

MATERIAL Y MÉTODOS: Estudio descriptivo y retrospectivo en el que se revisaron todos los fármacos antineoplásicos de administración oral, prescritos para una indicación diferente a la autorizada en ficha técnica, entre enero-2010 y marzo-2014. En el momento de la prescripción, se elaboró un informe para cada medicamento indicando el nivel de evidencia para esa indicación, para lo cual se revisaron las bases de datos Micromedex® y Pubmed®, y el impacto económico que supondría el tratamiento. Se recogieron los siguientes datos para cada paciente: variables demográficas, ANEOs, indicaciones no autorizadas, servicios clínicos y coste. Además, se ha revisado en la página web de la EMA si la indicación de prescripción de cada medicamento ha sido incluida posteriormente en ficha técnica.

RESULTADOS: Se analizaron 54 prescripciones de 11 fármacos diferentes (48 pacientes, 50,0% hombres, 66,0 años). El 50,0% de las prescripciones procedían del Servicio de Hematología, el 46,3% de Oncología y el 3,7% de Medicina Interna. Los fármacos más prescritos fueron inmunosupresores (47,4 %) e inhibidores de la tirosínquinasa (32,2%). Los medicamentos más utilizados fuera de indicación fueron talidomida (30,5%), lenalidomida (16,9%), sorafenib (15,2%) y temozolomida (11,86%) seguidos de capecitabina y everolimus (ambos 5,1%). El coste medio mensual del tratamiento fue de 2.319,9 €, si bien en dos casos el fármaco se adquirió a coste cero hasta su comercialización. Los diagnósticos prevalentes para los que se prescribieron fueron mieloma múltiple (29,2%), melanoma (16,7%), síndrome mielodisplásico (10,41%) y cáncer de tiroides (8,3%). En el 57,4% de los casos, el fármaco se prescribió para una neoplasia diferente a la autorizada en ficha técnica, en el 3,7% el diagnóstico no correspondía con un tumor maligno (angiodisplasia) y en el resto, el uso del fármaco fue para una línea de tratamiento (n=22) o una subpoblación (n=2) diferentes a las incluidas en ficha técnica. En un tercio de los casos (29,6%), el medicamento se pautó por progresión de la enfermedad y en un 24,1% como tratamiento paliativo. El diagnóstico para el que se había prescrito fue posteriormente autorizado por la EMA solamente en 7 casos (5 con síndrome mielodisplásicos tratado con lenalidomida y 2 con cáncer neuroendocrino de páncreas, uno tratado con everolimus y otro con sunitinib).

CONCLUSIONES: Este estudio revela el uso de ANEOs fuera de indicación en la progresión de la enfermedad más que en terapia paliativa, lo que muestra una evolución en los últimos años en el objetivo del tratamiento hacia un intento de evitar la progresión de la enfermedad a un estadio avanzado. Destaca el discreto número de nuevas indicaciones aprobadas a pesar de su amplia utilización en la práctica clínica habitual, por tanto se hace necesario realizar más estudios que permitan ampliar estas indicaciones en base a la evidencia científica disponible.

Farm Hosp. 2014;Supl. 1:9-420

25 abril, 2015

Administración de medicamentos por vía subcutánea en cuidados paliativos

Carmen Matoses Chirivella, Francisco José Rodríguez Lucena, Gregorio Sanz Tamargo, Ana Cristina Murcia López, María Morante Hernández y Andrés Navarro Ruiz.

Servicio de Farmacia. Hospital General Universitario de Elche. Alicante. España.

Objetivo: Elaborar una guía que recopile toda la información disponible en la bibliografía para el personal sanitario sobre la administración de medicamentos por vía subcutánea en pacientes de cuidados paliativos de la Unidad de Hospitalización a Domicilio.

Método: Se diseña una tabla resumen de fármacos susceptibles de ser administrados por vía subcutánea en pacientes de cuidados paliativos mediante la revisión de los informes técnicos de los laboratorios fabricantes y de otra literatura publicada por organizaciones científicas, además de la búsqueda bibliográfica en Pubmed y Micromedex.

Resultados: Se han revisado 65 fármacos y se ha elaborado una guía de recomendaciones en función de si existe información de su administración por vía subcutánea o, si por el contrario, esta contraindicado su uso.

Conclusiones: Aunque mayoritariamente los laboratorios fabricantes no disponen de datos, la información recopilada en esta guía permitirá el manejo de la vía subcutánea de algunos de los medicamentos más utilizados en cuidados paliativos.

Referência: Farm Hosp. 2015;39(2):71-79

22 dezembro, 2014

CATETER VENOSO CENTRAL DE LONGA PERMANÊNCIA: EVIDÊNCIAS SOBRE OS CUIDADOS DE ENFERMAGEM – REVISÃO INTEGRATIVA

IZABELA DE ALMEIDA HORSTE PINHEIRO - Oncoclínica Centro de Tratamento Oncológico; ANN MARY MACHADO TINOCO FEITOSA ROSAS - Escola de Enfermagem Anna Nery/UFRJ; FERNANDO LOPES TAVARES DE LIMA - Instituto Nacional de Câncer – INCA; MARIA AMÁLIA DE LIMA CURY CUNHA - Instituto Nacional de Câncer – INCA

OBJETIVO Avaliar as evidências disponíveis na literatura sobre os cuidados de enfermagem relacionados aos cateteres venosos centrais de longa permanência.

MÉTODO Para a seleção dos artigos foram utilizadas as bases de dados LILACS, CINAHL, PubMed e Cochrane, constituindo uma amostra de 27 artigos.

RESULTADOS Os dados retrataram quatro temas: curativos; coleta de sangue; prevenção e controle de infecção; e tratamento de obstrução e heparinização. Em relação ao curativo, não houve nenhuma contra indicação quanto ao tipo de material utilizado. A maioria dos estudos sugeriu o curativo transparente como o de preferência e orienta o uso da esponja impregnada apenas em locais onde as taxas de infecção apresentam-se elevadas. Os intervalos de troca de curativos até sete dias foram os mais orientados, com ressalva a pacientes neutropênicos que, se beneficiam com a troca duas vezes por semana. Sobre a coleta de sangue para exames laboratoriais é
recomendado o descarte da primeira amostra, contudo para hemocultura o uso da primeira amostra otimiza os resultados. A clorexidina alcoólica mostrou-se mais eficaz na antissepsia cutânea, porém para desinfecção do hub o álcool 70% foi mais efetivo. Quanto ao flush de antibioticoterapia seu uso não foi aconselhado, uma vez que não houve redução nas taxas de infecção, todavia recomendam os cateteres impregnados com clorexidina e sulfadiazina de prata, se associados a estratégias preventivas. Os artigos demonstraram que o tratamento medicamentoso da obstrução é seguro e eficaz. Entretanto, apesar de ter havido coerência nos resultados quanto à periodicidade da heparinização, os dois artigos que abordaram este assunto possuem uma média de 20 anos desde sua publicação, necessitando de uma análise mais criteriosa e novas pesquisas.

CONCLUSÃO Os artigos trouxeram resultados relevantes sobre os cuidados de enfermagem relacionados aos cateteres venosos centrais, ressaltando a importância da prática baseada em evidências para uma assistência fundamentada.

Poster in: VIII CONGRESSO FRANCO BRASILEIRO DE ONCOLOGIA - 09 a 11 de Outubro de 2014 - Rio de Janeiro. Brazil.

30 outubro, 2014

PROTOCOLO DE UTILIZACIÓN DE CIDOFOVIR INTRALESIONAL EN TRATAMIENTO DE LESIONES DÉRMICAS Y LARINGEAS POR PAPILOMA VIRUS

Martínez Hernández A, Barro Ordovás JP, García de Santiago B, García Yubero C, Llorente Gutiérrez J.

Hospital Infanta Sofia. Madrid. España.

OBJETIVOS: Describir la utilización fuera de ficha técnica de cidofovir intralesional en el tratamiento de papilomatosis con manifestación dérmica o laríngea.

MÉTODO: El servicio de Dermatología solicita la utilización de cidofovir intralesional para el tratamiento de verrugas resistentes a tratamientos convencionales (curetaje, crioterapia, queratolíticos). Paralelamente en el tiempo el servicio de Otorrinolaringología (ORL) solicita la utilización de cidofovir intralesional en un caso de papilomatosis laríngea recurrente. Tras búsqueda bibliográfica encontramos la descripción de casos de utilización de cidofovir tópico en el tratamiento de verrugas por papilomavirus (1), un caso de cidofovir intralesional en condiloma acuminado perianal (2) y de cidofovir intralesional en papilomatosis laríngea (3). El comité de valoración de utilización de medicamentos fuera de ficha técnica valora y aprueba la utilización de ambos tratamientos. Posteriormente el Servicio de Dermatología elabora un protocolo de cidofovir intralesional para el tratamiento de verrugas siendo también aprobado por este comité. Se realizó seguimiento clínico de las lesiones y se valoró la eficacia y seguridad. La variable principal de resultado fue el área relativa de las lesiones.

RESULTADOS: Desde el año 2010 se han tratado 9 pacientes con edades comprendidas entre 21 y 52 años, 3 de ellos varones, 8 de ellos por verrugas y 1 por papilomatosis laríngea. Localización de las lesiones: 2 pacientes en manos y cara, 2 pacientes en manos, 1 paciente en manos y pies, 1 paciente en un pie, 2 pacientes en genitales y 1 paciente en laringe. La concentración utilizada en dermatología es de cidofovir 15 mg/ml y en Otorrinolaringología de 7,5 mg/ml. La preparación de cidofovir intralesional a las dos concentraciones requeridas se realizó siguiendo procedimiento normalizado de elaboración a partir de la especialidad farmacéutica comercializada Vistide® 375 mg diluido con suero fisiológico. Se trabajó en campana flujo laminar vertical según normativa de elaboración de preparados citostáticos. Se acondiciona en jeringas estériles de insulina y se conserva en nevera durante 21 días. Todos los pacientes habían sido tratados previamente con al menos dos terapias convencionales. La media de infiltraciones de cidofovir por paciente fue de 1,9. Ocho de los nueve pacientes obtuvieron respuesta al tratamiento: 6 Respuestas totales (desaparción total de las lesiones), 2 respuestas parciales y 1 no respondedor. Ningún paciente experimentó efectos secundarios al tratamiento. El paciente no respondedor solo recibió una infiltración por el Servicio de Dermatología perdiéndose posteriormente su seguimiento.

CONCLUSIONES: Cidofovir intralesional supone una alternativa terapéutica para la erradicación de lesiones por papilomavirus a nivel dérmico y confirma la eficacia en la erradicación de papiloma laríngeo ya comunicado en la literatura. En ambos casos el perfil de toxicidad es aceptable.

Comunicaciones científicas presentadas en formato póster Farm Hosp. 2013;Supl. 1:65-499 - 353

30 setembro, 2014

ANÁLISIS DEL USO DE EQUINOCANDINAS EN UNA UNIDAD DE CRÍTICOS MÉDICA DE UN HOSPITAL UNIVERSITARIO DE TERCER NIVEL

Rodríguez Vázquez A, Sáenz Fernández CA, López Doldán MC, Gómez Márquez AM, Rodríguez Rodríguez MP, Vázquez Rodríguez MLC.
Complexo Hospitalario de Ourense. Ourense. España.


OBJETIVOS: Analizar el uso de equinocandinas en una unidad de cuidados intensivos médica (UCI) tras la elaboración de un protocolo de tratamiento de candidemia en adultos, en el que se posicionó como primera opción anidulafungina en no neutropénicos, caspofungina en neutropenia, y micafungina en técnicas de depuración extrarrenal.

MATERIAL Y MÉTODOS: Estudio descriptivo retrospectivo en el que se incluyeron todos los pacientes ingresados en una UCI que recibieron equinocandinas durante el período 01/01/2012- 31/12/2012. Para la identificación de los sujetos se usó un programa informático de seguimiento de prescripciones. Las variables a analizar se recogieron a partir de las historias clínicas y fueron: edad, sexo, indicación, duración del tratamiento y factores de riesgo de candidiasis invasiva (días de estancia en UCI, colonización, tratamiento previo con azoles y antibióticos de amplio espectro, cirugía, catéter venoso central, técnicas de depuración extrarrenal, nutrición parenteral total, neutropenia y presencia de tumor sólido o hematológico).

RESULTADOS: se estudiaron un total de 16 casos, nueve anidulafungina (56,3%), seis caspofungina (37,5%) y uno micafungina (6,2%). Se trataron con anidulafungina nueve pacientes (siete hombres) de mediana de edad 67,5 años (rango 22-78) diagnosticados de sepsis grave. La indicación fue empírica en el 100%. Tres pacientes fueron exitus al tercer día de terapia. La mediana de días de tratamiento en el resto fue 14 (rango 7-24). Ninguno presentaba neutropenia y cinco estaban sometidos a técnicas de depuración extrarrenal. Existía colonización por Candida en orina y/o muestras respiratorias en cinco casos, tres tratados previamente con azoles. En el momento de la prescripción la estancia en UCI era menor de cinco días en cuatro pacientes y en el resto la mediana era 27,5 días (14-36), con un «Candida score» ≥3 en dos (22,2%). Dos pacientes presentaban cinco factores de riesgo de candidiasis invasiva, dos cuatro, cuatro pacientes tres y uno dos. Ninguno desarrolló candidemia y los cultivos previos positivos para Candida en orina siguieron siendo positivos. Una mujer de 69 años diagnosticada de sepsis grave de origen urinario y sometida a hemodiafiltración venovenosa continua recibió micafungina durante cinco días para candidemia por Candida glabrata. Tras esos cinco días se retiró el hemofiltro y cumplió tratamiento con caspofungina. Nunca presentó datos de neutropenia. Este fue el único caso de candidemia diagnosticado durante el periodo analizado. Seis pacientes (dos hombres) de mediana de edad 65 años (rango 41-79), recibieron caspofungina. En cinco el tratamiento fue empírico en contexto de sepsis grave y neutropenia tras tratamiento previo con antibioterapia de amplio espectro. En ningún caso existía colonización por Candida, dos habían recibido tratamiento previo con azoles, y ninguno estaba sometido a técnicas de depuración extrarrenal. Ninguno desarrolló candidemia y la mediana de días de tratamiento fue 14 (rango 5-44). Un paciente fue exitus.

CONCLUSIONES: el uso de equinocandinas en UCI es fundamentalmente empírico en pacientes en estado de sepsis grave y con factores de riesgo de candidiasis invasiva. A pesar de crearse un protocolo favorable a micafungina en técnicas de depuración extrarrenal la anidulafungina es la más usada en estos casos.

Referência: Farm Hosp. 2013;Supl. 1:65-499